Alternative flash content

Requirements

Moyano irreductible: arreglo con empresarios pero llama al paro contra el gobierno

El líder de la CGT, consiguió resolver el conflicto sindical con los empresarios del sector y acordó un 25,5% de incremento salarial. Si bien levantó el paro actual, llamó a una huelga general para el miércoles próximo con movilización a Plaza de Mayo, contra el cobro de impuesto a las ganancias a los trabajadores.


Lo que empezó como un conflicto gremial-patronal, hoy quedó resulto. Hugo y Pablo Moyano acordaron, al margen del Ministerio de Trabajo, con el sector empresario un incremento salarial del 25,5%, lo que determinó el levantamiento del paro que venían siguiendo los camioneros.

Pero el gobierno se enredó innecesariamente en el conflicto, después de las amenazas del vicepresidente Amado Boudou, hasta ayer en ejercicio del Poder Ejecutivo por ausencia de la presidente, y las denuncias judiciales que interpusieron contra Moyano y su hijo, así como la amenaza con el uso de la fuerza por parte de Gendaría, para desalojar los piquetes en las refinerías.

Un conflicto puramente sindical fue llevado por el gobierno al plano político y ahora pagará las consecuencias. El miércoles próximo se reunirán en Plaza de Mayo sindicalistas de los 15 gremios camioneros, junto a docentes y la CTA no oficialista, a los que podrían sumarse unos cuantos gremios más, para exigir al gobierno  que retire el impuesto a las ganancias de los sueldos de los trabajadores.

Moyano pedía a los sectores empresarios que fuesen ellos los que compensaran con un bono de cerca de 4 mil pesos, lo que el gobierno quitaba a los trabajadores en concepto de ganancias. Sin embargo, en la negociación los empresarios exhibieron un argumento lógico: no tenían porque ser ellos los que recompusieran dinero que injustamente percibe el gobierno.

Aceptada la propuesta por Moyano, ahora por recuperar ese dinero de los trabajadores por la vía adecuada: exigiéndoselo al gobierno.

Tan mal cayó en el kirchnerismo el acuerdo entre el sector sindical y el patronal, que el Ministro de Planificación federal Julio de Vido, salío hoy a amenazar a los sectores empresarios con denunciarlos por un supuesto lock out patronal, aduciendo que eran cómplices de Moyano en la tarea de desabastecer de combustible a las estaciones de servicio.

Como interesantes ribetes del conflicto, debe tenerse en cuenta que un grupo de dirigentes peronistas, como el gobernador del Chaco Jorge Capitanich, salieron curiosamente a respaldar el cobro de ganancias a los trabajadores, en un gesto donde claramente se pone por encima la genuflexión a Cristina Férnandez, antes que algún atisbo de peronismo que puediese quedarles.

Por otro lado, también entró en crisis el bloque de diputados provinciales kirchneristas. Dos legisladores que resonden a Moyano amenazaron con romper el bloque, tras un comunicado que cuestiona duramente a los trabajadores.

De la Redacción de GZT